Isca  
 
1º Reunión del Consejo Interno del ISCA. Hacia una gestión participativa
 

03.11.2008

 

En el último “Comunicándonos” decíamos que una comunidad no se encierra entre las cuatro paredes de una oficina. Acercándonos a los que están lejos en diversos lugares de nuestro país, a través de encuentros presenciales y virtuales, hemos ido ampliando, poco a poco, las fronteras de nuestra misión y hoy la mesa circular de la oficina del ISCA resultaría pequeña para congregar a todos los hermanos que integramos esta comunidad.

 

Por eso, hoy abrimos las puertas para escuchar las voces que lle-gan desde distintos lugares:

  • La Región Platense, donde estamos desarrollando la III edición del ISCA de esa Región.
  • Río Cuarto, donde ya realizamos el Curso de Agentes Multi-plicadores de esa Diócesis.
  • La Diócesis de Zárate Campana, donde ya comenzamos el pro-ceso de admisión para el Curso de Agentes Multiplicadores que se realizará en el año 2009.
  • Queremos escuchar también la voz de los alumnos del ISCA virtual.
  • La voz de los que reciben el Comunicándonos, de los que par-ticipan en el Aula Abierta, en el Javaiá, en los foros virtuales y en las diversas propuestas que ofrece el sitio del ISCA.

Todos nosotros intentaremos traer las voces de todos estos her-manos nuestros, de modo que la gestión del ISCA, vaya siendo cada vez más participativa, en un marco en el que se conjugan estas dos dimensiones que dan viabilidad a la continuidad de esta gestión:


1. La renovación en mi servicio como Rector, otorgada por la CEA, para el próximo cuatrienio.


2. La adhesión a la misión del ISCA, por parte de las funda-ciones católicas que subsidian nuestro proyecto.


 Para preparar este encuentro, algunos de nosotros leímos los documentos elaborados durante el primer cuatrienio: cartas, actas, planificaciones, a través de las cuales intentábamos aproximarnos a un estilo participativo y colaborativo.

Hoy, a lo largo de esta reunión, nos proponemos hacer una expe-riencia de gestión participativa.

Para ello…

convocamos a quiénes integrarán el futuro Consejo Interno del ISCA,


presentaremos la naturaleza y finalidad de este nuevo ámbito de gestión participativa en el ISCA y…

 


haremos un ejercicio concreto de gestión participativa.

I. La Comunidad ISCA

1. Este estilo de gestión pide ser realizado en una comunidad. Cualquier comunidad, sea eclesial o no, se diferencia de una mera asociación porque en la comunidad las personas no valen por su productividad; sino por lo que ellas son.
El valor de cada miembro de la comunidad cristiana se funda en la dignidad de ser hijo de Dios. Su singularidad lo define como único e irrepetible, con carismas y capacidades personales valiosas y necesa-rias para la construcción del Reino.
2. La más auténtica motivación de una comunidad eclesial es su misión. Ella nos convoca a todos y hace confluir nuestros proyectos personales en el proyecto global del ISCA. La común misión es el lazo más fuerte de la comunidad.
Recibimos el testimonio que Jesús da sobre sí mismo y sobre su mi-sión y fuimos convocados… a adherirnos a su Persona y a su Mensaje; a seguirlo y… a insertarnos en Él y en su Iglesia, participando en su misma misión.
3. Este llamado a ser comunidad no se comprende a partir de una limitada cerrazón sobre sí misma. Todo lo contrario… Sólo puede comprenderse a partir de la tensión dinámica comunidad – misión que brota de la Trinidad: “La comunión es misionera y la misión es para la comunión”.

 

  
II. Una mirada a la propia tierra


Diversas disciplinas toman hoy la metáfora del “escenario” para definir y describir contextos plenos de significados y de factores causales. Allí las personas viven, los hechos ocurren y se desarrollan los procesos.

En este escenario, al igual que en el campo de la parábola, se hallan mezclados el trigo y la cizaña.

Lecturas encontradas y muchas veces irreconciliables han puesto, alternativamente, el acento en uno o en otro aspecto. Los cambios vertiginosos, propios del cambio epocal en el cual se desarrolla esta cultura, no contribuyen a una reflexión integrada ni a un discernimiento profundo acerca de lo que ella proporciona.

Sin percibir las semillas del Verbo diseminadas en esta cultura y sin aprovechar las todavía impensadas posibilidades que ella ofrece; podemos llegar a ignorar que, a pesar de sus rasgos inequívocos de deshumanización y descristianización, ella presenta, al mismo tiempo, valores fundamentales que piden ser explicitados y encarnados en la vida de las personas.


Afirmamos, por lo tanto, que esta cultura no ha sido todavía desplegada en toda su potencialidad y que el Evangelio no la ha pe-netrado en su toda su hondura.


Toda ella nos interpela…
a reconocernos dentro de esta cultura. No somos extranjeros en este “tiempo”,
a contemplarla para conocerla,
a reflexionar acerca de la cultura actual y pronunciarnos en teorías que intenten expresarla integralmente,
a realizar nuevas síntesis vitales, que permitan formas de evangelización acordes a las nuevas formas culturales.

 

 

III. Anunciar a Jesús en esta cultura

1. La cultura actual se manifiesta como una secuencia prolongada de nuevos paradigmas, una crisis que abarca los modos de pensar, de vivir y de creer.

2. Todo esto constituye una verdadera oportunidad para indagar en la Catequética y para concebirla como un camino de búsqueda y de discernimiento. Éste es un tiempo oportuno de Dios, que interpela a la Catequesis y la convoca a renovarse y a concebirse ella misma desde un nuevo paradigma.

3. En este proceso hacia un nuevo paradigma catequético, reconocemos el valor de una permanente clarificación terminológica que contribuya a evitar ambigüedades o confusiones en nuestros diálogos de indagación. Los conceptos catequéticos parecen estar hoy en una situación de “desborde semántico” , de transformación y adecuación a las nuevas realidades a las que hay que nombrar y definir.

4. Tradicionalmente hemos situado a la Catequesis a continuación del Primer Anuncio. Según las funciones que el Directorio General para la Catequesis de 1997, enuncia para el Ministerio de la Palabra: - la llamada a la fe, - la iniciación, - la educación permanente de la fe. Desde esta concepción y según lo que expresa el citado documento, la Catequesis es distinta al Primer Anuncio y a ella le corresponde desarrollar la conversión inicial.

5. En este cambio epocal, la realidad pastoral nos invita a revisar los conceptos que hemos formulado, por años, y las prácticas que se fundamentaron en dichos conceptos. La Catequesis, en el contexto actual, tiene a menudo una tarea misionera . Se habla entonces de "Catequesis kerigmatica" . El DGC afirma en conclusión que las fronteras entre ambas acciones no son fácilmente delimitables" .

6. Nuestras prácticas catequísticas se resuelven a través de procesos organizados en torno a la suposición de una fe inicial, que no siempre existe.

7. Nos planteamos, entonces,

• la redefinición de caminos posibles para los que llegan a un proceso catequístico sin fe o con una fe pequeña, olvidada, casi “adormecida”.

• y, la pluralidad y la diversidad de ofertas de todo tipo, que ponen a la persona en situación de reconfirmar y de validar sus opciones cristianas.

8. Por eso, tal vez, no sólo debamos hablar de un Primer Anuncio, siempre necesario e impostergable en el inicio de un proceso catequístico, sino de una Catequesis siempre misionera y kerygmática,, que sale a buscarnos en las distintas etapas de nuestra vida, en las diversas “edades de nuestra fe” y en nuestros distintos lugares de encuentro teológico con Dios.

9. Porque, más que un proceso lineal en el cual la Catequesis se pone a continuación del Primer Anuncio, parece que el pluralismo, la diversi-dad de propuestas, el descrédito de lo religioso, en algunos casos, y una larga serie de cambios que se van produciendo en los modos de vivir, de sentir y de creer, solicitan de la Catequesis ese “desborde semántico”, que nos hace concebirla como un proceso espiralado, siempre abierto y en desarrollo.

10. El Kerigma se va ampliando y profundizando, a lo largo de nuestra vida, reiterándose siempre, de un modo nuevo, vigoroso y atrayente, aun después de la conversión inicial.

Primera Reunión del consejo interno del ISCA
Miércoles 5 de noviembre de 2008.-


Pbro. José Luis Quijano
Rector del ISCA

Envianos tu comentario
  No se puede escribir en directorio temporal captcha: /home/iscaorgar/domains/isca.org.ar/public_html/includes/common/lib/captcha/../../_temp/.captcha/

Para validar su comentario, ingrese los caracteres que aparecen en el dibujo superior.

 

 
 
inicio talleres inicio talleres
Senac, palabras de apertura
10.07.2013
Senac - Biblia y Catequesis
05.06.2013
Versión no oficial en español de la 58 Proposiciones del Sínodo
31.10.2012
Feliz día Catequistas
13.08.2012 - 2 comentarios
Una Mirada al congreso, después del Congreso
06.06.2012
 
inicio talleres inicio talleres
 
inicio talleres inicio talleres
inicio talleres inicio talleres
 

Padre José Luis Quijano
Sacerdote del clero de San Isidro. Ha realizado estudios de Economía en la Universidad Católica Argentina y de Teología y Filosofía en el Seminario San Agustín del Obispado de San Isidro. Cursó la Catequética en el Instituto Teológico para América Latina y ha obtenido la Diplomatura en Educación Virtual de la Universidad de San Martín. Se desempeñó durante más de quince años como Director Diocesano de Catequesis. Recorrió el país, dando numerosos cursos y promoviendo la formación de los catequistas. Participó en la I Semana Internacional de Catequesis, invitado por el CELAM. Es autor de libros de Catequesis Escolar. Integró durante más de diez años el Equipo de Catequesis de Adultos de la Junta Nacional de Catequesis. Ha representado al ISCA en numerosos congresos y encuentros internacionales. Fue Asesor de la Junta Nacional de Catequesis y Profesor y Vice - rector del ISCA. Coordinó la Comisión de Revisión del Instituto, organismo que, por delegación de la Comisión Episcopal de Catequesis, tuvo a su cargo durante el año 2001 la revisión y el análisis de lo actuado por el ISCA.

inicio talleres inicio talleres
  Correo del Rector
 
comunicandonos
Memoria en Octubre Memoria en Octubre
Estamos cerrando el año y queremos hablar de sorpresas y bendiciones inesperadas. Octubre, ¿es muy temprano para hacer una...
..................................................................................................
El misionero siempre regresa con las manos llenas El misionero siempre regresa con las manos llenas
Todos estamos llamados a esta nueva salida misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirán cuál es...
..................................................................................................
Educar la respuesta de la fe Educar la respuesta de la fe
La catequesis se halla en búsqueda de una identidad propia dentro de la misión de la Iglesia y sobre todo en los contextos de Nueva Evangelización. He llegado a la conclusión de que su tarea prioritaria -aunque no la única- es la de favorecer la acogida de la propuesta cristiana a partir de los dinamismos culturales propios de las personas y de los grupos humanos...
..................................................................................................
  suscribir al comunicándonos Ver números anteriores
recomendar

Recomendar esta
página a un amigo

imprimir Imprimir esta
página